Perfil personal y profesional

Mari Carmen se define como una persona con vocación de servicio público. Es Licenciada en Pedagogía, Maestra en Pedagogía Terapéutica  y Maestra de Educación Primaria. Eligió su profesión porque le encanta enseñar y el contacto con las personas, especialmente con los niños, de los que reconoce aprender cada día. Desde 1997 ejerce como docente. Toda su vida laboral ha transcurrido en la escuela pública.  Su objetivo siempre fue trabajar en Abarán y hace tres años lo consiguió. Reconoce que este ha sido uno de los momentos más felices y emocionantes de su vida ya que se siente muy abaranera y qué mejor forma de trabajar por su pueblo que educando a los más pequeños. En la actualidad es maestra de primaria en el Colegio Juan XXIII. Es miembro de la Comisión Cultural y Coordinadora de Prevención de Riesgos Laboras en el colegio donde ejerce actualmente. Mari Carmen es madre de tres hijos y está muy implicada en su educación y en la vida social del municipio. Ha formado parte del AMPA del colegio Juan XXIII y es la actual presidenta del AMPA de la Escuela Municipal de Música (EMMA).

Motivos que te han llevado a tomar la decisión de formar parte de ABARÁN SÍ

Partimos de que es una decisión difícil, sobre todo por el tiempo que ocupan el trabajo y la familia. Soy una persona que no tiene miedo a afrontar nuevos retos y en la decisión ha primado mi pasión por nuestro pueblo, la idea de que puedo aportar mucho trabajo y conocimiento para tratar de mejorar la situación actual. En definitiva, no sé decir que no cuando se trata de trabajar para sacar lo mejor de Abarán y de su gente.

«Soy una persona con vocación de servicio público».

¿Qué puedes aportar como parte del equipo?

Principalmente trabajo, motivación e ilusión. Abarán necesita quererse a sí mismo. Para que dentro de unos años todas las personas queramos vivir y trabajar aquí.

«Destaco el potencial humano, el carácter noble, generoso, trabajador y auténtico de los abaraneros».

¿Qué destacas de Abarán?

´Lo bonico que es´. Lugares que han marcado mi vida como el Parque Municipal, donde pasé parte de mi infancia. Abarán es un pueblo con muchas posibilidades a nivel turístico y cultural, falta que nos lo creamos. Suelo decir que tenemos ‘puntos de energía´ como La Ermita, lugares que podríamos utilizar para realizar encuentros intergeneracionales, unir y poner en valor lo mejor de cada edad. Y, sobre todo, destaco el potencial humano, el carácter noble, generoso, trabajador y auténtico de los abaraneros. Es lo mejor que tiene nuestro municipio.

«Tenemos mucho trabajo por delante en el ámbito de la conciliación y de la corresponsabilidad en el hogar».

¿Aspectos más relevantes del área que representas?

En primer lugar dignificar el papel de la mujer y el asociacionismo en este ámbito. Es necesario habilitar locales en condiciones óptimas donde se sientan cómodas, disfruten de espacio y buenos servicios para desarrollar sus actividades en las mejores condiciones. La información y la formación serán claves. Vamos a ofrecer cursos y jornadas relacionadas con la digitalización, el cooperativismo, fórmulas que les permitan ser autónomas y adaptarse a los nuevos tiempos.

Por otro lado, tenemos que saber aprovechar la sabiduría y experiencia de las mujeres, en particular, y de las personas mayores, en general. Que puedan trasladar a pequeños y jóvenes su conocimiento. Vamos a organizar, junto a otras concejalías y asociaciones encuentros intergeneracionales en la Biblioteca Infantil de la Ermita, en los colegios y el IES. A lo largo del año hay cantidad de días en los que vamos a programar actividades: día de la mujer trabajadora,  del libro, del medio ambiente, de la música, de la poesía, de la danza… Y la mujer va a estar presente en todos ellos, no solo como espectadora, sino en todas las fases de la organización de actividades: planificar, plantear ideas y objetivos…

Tenemos mucho trabajo por delante en el ámbito de la conciliación y de la corresponsabilidad en el hogar. La concienciación es fundamental. Realizaremos talleres y campañas en colegios e institutos con el fin de fomentar la igualdad y prevenir la violencia de género.

En el área de conservación de las tradiciones voy a trabajar con Mariana, responsable de cultura, para la puesta en marcha de un museo donde mostrar la historia de la localidad: artesanía, pintura, gastronomía, historia de la mujer trabajadora en Abarán, esparto, Día del Niño, zarzuela, Semana Santa… Pondremos en valor nuestras señas de identidad. Esto implicaría un impulso enorme para el turismo. Al final todo está relacionado y para nuestro equipo es básico trabajar de forma transversal en todas las áreas y colaborar con las asociaciones, colectivos y personas que tengan buenas ideas. Buscaremos recursos y nos adaptaremos a los nuevos tiempos y demandas de la sociedad.

 ¿Cómo te planteas el Abarán del futuro?

El futuro es un Abarán con trabajo. Un Abarán con un entorno cuidado del que nos sintamos orgullosos. Tenemos que defender nuestras tradiciones y conservar nuestro patrimonio, estas son nuestras señas de identidad. Como madre me preocupa la situación de los jóvenes, la falta de propuestas y alternativas a nivel cultural y de ocio y, especialmente, que puedan tener opciones laborales. Trabajaremos para darle vida al pueblo.

 

¿Te lo imaginas? Haz tú mismo la prueba aquí.
Consulta las 7 conclusiones de «Modelos de ciudad»