Moción para urgir al gobierno regional a desarrollar la Ley de Vivienda 10/2016

En el pasado pleno del 13 de septiembre, representantes de la tenían la voluntad de intervenir para que el pleno solicitara al gobierno regional una actuación rápida y efectiva, con relación a la puesta en marcha de la Ley de regional. Una moción que presentábamos de forma unánime todos los grupos de la oposición y que debería haber sido defendida por la propia PAH, como gesto de regeneración democrática y de participación ciudadana activa.

El alcalde se negó, alegando que la PAH no es una asociación y que el reglamento pide expresamente que lo sea. Ante este hecho, debemos indicar que en otros ayuntamientos, como Murcia, Molina, Alhama o Moratalla, de distinto signo político, la PAH sí ha podido intervenir. En Abarán, no. Abarán es distinto. Aquí el “reglamento” no lo permite. Se apela a la ley cuando conviene.

Expresamos nuestro rechazo más enérgico ante esta decisión que impidió que un representante de la PAH pudiera leer la moción que suscribimos todos los grupos de la oposición. Se trataba de urgir al gobierno regional a poner en marcha cuanto antes la Ley de la Vivienda 10/2016, que entró en vigor el 15 de septiembre de 2016 (¡hace ya dos años!) y que el Sr. López Miras parece no estar interesado en desarrollar.

Una ley que salió adelante en la Asamblea Regional. Una ley que tiene como principal objetivo paliar la emergencia habitacional y la pobreza energética de las familias en paro.

No comprendemos qué interés tiene el alcalde en impedir que la PAH se exprese libremente en el espacio de representación democrática como es el salón de plenos.

En cambio, ese mismo día, el Ministro de Fomento, junto al Delegado del Gobierno, recibieron a los representantes de la PAH. Está claro que, cuando hay voluntad, es más factible hablar con un ministro que tener voz en tu propio ayuntamiento. Qué falta de sensibilidad. Qué poco tacto.