Deuda municipal, presupuestos 2018 y propuestas del PSOE de Abarán para el Bien Común de nuestro municipio

En primer lugar, la deuda municipal, entre pendiente de pago y deuda con bancos, asciende a 12.400.000 €. Hay que sumar la operación de crédito para refinanciar operaciones de tesorería, por valor de 2.230.000 €, lo que implica volver a pagar intereses. Esto suma un total de 14.630.000 €, en cuanto a deuda municipal real.

Por este motivo, el pueblo de Abarán tiene que saber que la gestión de este equipo de gobierno nos ha llevado a tener que pagar 523 € al día en intereses, durante todo este año. ¡Cuántas cosas se podrían hacer con ese dinero para dinamizar nuestro pueblo! Tenemos conocimiento de que el pendiente de cobro asciende a un total de 4.900.000 €, lo que no quiere decir que se vaya a cobrar y, por tanto, detraer de la deuda municipal. En cambio, lo que sí queda claro es que el pendiente de pago es inevitable, no obstante, en estos presupuestos, en la parte de créditos reconocidos, hay 72.000 € de facturas atrasadas a las que debemos hacer frente, lo que en la calle se conoce como “facturas en los cajones”.

Con todo esto, llegamos a la conclusión de que el endeudamiento municipal asciende al 138%, lo cabe calificar, sin ambages, como quiebra técnica. En términos pugilísticos, hemos tocado la lona. Abarán, por la inacción y nefasta gestión del Partido Popular está grogui. Esto se demuestra con el último préstamo solicitado para poder pagar la deuda de tesorería de 2017. Y esta deuda que tiene previsión de pago a cinco años va a coincidir con el préstamo de pago a proveedores de casi 5.000.000 € que empieza a pagarse en 2020. Así, sin capacidad para afrontar las necesidades administrativas y sociales del presente, sin un proyecto nítido de futuro, sin planes para atraer nuevas inversiones, sin todo lo anterior, la vida de los abaraneros y abaraneras está hipotecada. Nos veremos abocados a estar muchos años pagando impuestos sin recibir servicios a cambio, si todo continúa tal y como nos encontramos en estos momentos, ya que todos nuestros impuestos irán destinados a pagar deudas bancarias e intereses, situación provocada por la calamitosa gestión del Partido Popular de Abarán.

Estas deficientes actuaciones políticas ya están pasando factura a nuestro pueblo y se evidencia en el poco dinero que se destina para las concejalías. Los proyectos y actuaciones que las concejalías llevan a cabo son, al fin y al cabo, los servicios que recibe el pueblo. Además, tenemos que decir, hemos solicitado los proyectos previstos para llevar a cabo en cada concejalía, con el objeto de contraponerlos con las partidas presupuestarias asignadas y, a día de hoy, no hemos recibido ningún tipo de información. ¿Cuál es el motivo? Pensamos que se debe sencillamente a la inexistencia de los mismos.

El Partido Popular no tiene nada que ofrecer a Abarán.

Una propuesta, o mejor dicho, una no-propuesta, que parece estar durmiendo el sueño de los justos, en un sueño que, de tan profundo, es un no-proyecto, es la negación y la antítesis de lo que debería ser. Abarán se merece mucho más. Por tanto, se comprueba con claridad la falta de proyecto y la falta de ambición, si vemos el capítulo de inversiones. De un total de 395.000 €, el Ayuntamiento de Abarán aporta 147.000 €, lo que representa el 1,68% del presupuesto de gasto, una cantidad ridícula. Con este dato queda sobradamente demostrado que no hay iniciativa en la bancada del Partido Popular, y que en ningún momento se está trabajando para buscar inversión e intentar generar ingresos para nuestro pueblo.

Aislados por el muro invisible, el de la desidia del PP

Esta gestión que calificamos como cobarde nunca va a sacar a nuestro pueblo de la situación en la que se encuentra.

Abarán está aislado por el muro de la desidia. Llevamos mucho tiempo hablando de la poca gestión y la falta de iniciativa política que hay por parte de este equipo de gobierno y todo esto lo demuestra.

Al otro lado de ese muro invisible, que tiene efectos nocivos para nuestro municipio, hay propuestas para un Abarán posible, como las recogidas en las propuestas que hemos presentado por escrito al equipo de gobierno y al resto de grupos de este pleno. En ellas se pueden encontrar diferentes formas de aumentar los ingresos. Para nosotros es clave que este Ayuntamiento empiece a trabajar desde ya para conseguir aumentar los ingresos. Es la única forma de poder prestar un servicio de calidad para nuestro municipio y revertir la situación. Despertemos de una vez. Asimismo, tampoco debemos dejar de hablar del gasto principal de este Ayuntamiento; el capítulo 1.

La adecuada gestión del Personal, un elemento clave para desarrollarnos

El Ayuntamiento destina 4.800.000 € a gastos de personal, lo que se puede interprentar como un “problema” a ojos de cualquier persona que observe cuánto porcentaje representa este apartado, si lo comparamos al presupuesto total municipal. En nuestra opinión este importante aspecto no sería calificable como tal, si existiera una dirección política que supiera gestionar la plantilla con la que contamos; si hubiera estrategia política para que los trabajadores y trabajadoras municipales puedan desarrollar toda su capacidad, seguir formándose para adquirir más y mejores conocimientos con los que mejorar los servicios actuales. De este modo, su actividad sería fuente de generación de más ingresos, pero debido a la falta de rumbo político no estamos aprovechando todo este potencial. Tenemos clarísimo que con una buena gestión política la situación cambiaría para bien.

En cuanto a los ingresos, qué más se puede decir. Al igual que sucede en el resto de los presupuestos no deja de ser una copia de los presupuestos de 2017. Esto demuestra la inactividad que hay en nuestro pueblo. Nuestro pueblo está muerto y eso se traduce en la escasa variación que hay en los ingresos. Además vemos cómo hay una elevada disminución en los ingresos previstos por infracción urbanística, cuestión que, paradójicamente, constituía una vía de ingresos consolidada en Abarán. Finalmente, estos presupuestos evidencian que nuestro pueblo está estancado, ya que los ingresos que dependen de la actividad económica no aumentan, lo que da a entender que cada vez hay menos población activa en nuestro municipio. Esto repercute en la escasez de nuevas iniciativas empresariales en el municipio.

El PP ha convertido Abarán en una ciudad dormitorio, con el agravante de ser una ciudad dormitorio sin servicios, sin actividades, una ciudad fantasma.

Descarga aquí el informe y nuestas propuestas para el Bien Común de Abarán